El dilema de las redes

(The social dilemma_)

Me ha impresionado tanto este docu-drama publicado por Netflix (septiembre 2020), que he buscado su crítica-comentario y lo he traducido casi literalmente. No he querido cambiar los títulos para recalcar que sólo aporto la traducción del contenido. Pero como se resalta en un título al final: Esté preparado para sentir la necesidad de desactivar sus cuentas sociales.

Traducción de:  https://www.cinemablend.com/news/2555346/what-is-the-social-dilemma-things-to-know-about-the-netflix-documentary-before-you-watch, de donde proceden también las imágenes.

Como probablemente ya haya escuchado, Netflix lanzó recientemente un documental bajo el nombre The Social Dilemma (El dilema de las redes en castellano) que toca uno de los avances más significativos en toda la historia de la humanidad: el advenimiento de las redes sociales. Esperamos que algún día se discuta esta película que invita a la reflexión, interesante y francamente aterradora junto con otros documentales fundamentales como Harlan County, EE. UU., An Inconvenient Truth y Blackfish.

Y desde que The Social Dilemma se estrenó en Netflix a principios de septiembre de 2020, el documental ha permanecido en la lista de los “10 mejores” de la plataforma de transmisión, pero sin duda, hay algunas personas que o no saben de qué trata o no están preocupadas por el tema. (there are some people out there who either don’t know what it’s about or worried about the subject matter).

Lo admitiré, es aterrador y, a veces, difícil de ver durante 90 minutos, pero definitivamente es uno que no debes perderte. Dicho esto, aquí hay seis cosas que debe saber sobre el documental de Netflix antes de decidir verlo usted mismo.

What The Social Dilemma Is About

Antes de entrar en el meollo de The Social Dilemma, probablemente sea mejor explicar de qué se trata el documental en un nivel más general. Bien, la película, que es más un híbrido documental-drama (más sobre eso en un momento) que cualquier otra cosa, examina las diversas formas en que las redes sociales y las empresas de redes sociales han manipulado la psicología humana para reconfigurar el cerebro humano y lo que significa para la sociedad general. A través de una serie de entrevistas con ingenieros de Silicon Valley que diseñaron las tecnologías que ahora temen, junto con discusiones con varios expertos en tecnología y psicología, The Social Dilemma ofrece una mirada reveladora a un mundo que muy pocos entienden realmente.

The Documentary Contains Scripted Portions To Further Illustrate The Points It Makes

A lo largo de The Social Dilemma, varios antiguos ingenieros de Facebook, Google y Apple explican con gran detalle las formas en que los gigantes tecnológicos manipulan a sus usuarios a través de una variedad de servicios (el botón “Me gusta” de Facebook y el sistema de notificación, así como la arquitectura de Google Inbox, vienen una y otra vez), pero muchos de los temas e ideas a veces pueden ser difíciles de comprender por completo.

Para ilustrar aún más los puntos que se están planteando a lo largo de The Social Dilemma, el director Jeff Orlowski utiliza un híbrido documental-drama que presenta extensas secciones con guión centradas en una familia que ha sido casi destrozada debido al firme dominio de las redes sociales sobre su atención y necesita estar conectados con el resto del mundo aunque eso signifique sacrificar las relaciones significativas con sus seres queridos. Las cosas mejoran cuando el hijo, Ben (Skyler Gisondo) cae en una “madriguera conspirativa” (a conspiratorial rabbit hole) donde le son “recomendados” videos políticos aún más extremos e incluso anuncios de armas, por un simulador del modelo de inteligencia artificial de Facebook, que es interpretado por un “Hombre Malo” (Mad Men’s) Vincent Kartheiser.

The Social Dilemma Breaks Down How Social Media Companies Take Advantage Of Users, Especially Teenagers

Todos los grupos de edad se analizan en The Social Dilemma, pero una de las secciones más llamativas del documental es la que aborda la vulnerabilidad de los adolescentes que usan plataformas como Facebook, Snapchat, Instagram y muchas otras todos los días y como han sido moldeadas por la influencia de las redes sociales. Esta sección de la película se destaca mediante estadísticas sobre depresión, ansiedad e incluso tasas de suicidio de adolescentes que se correlacionan con el aumento de las redes sociales. Esto es aún más llamativo cuando el documental salta de los expertos a la dramatización de una adolescente deprimida interpretada por Sophia Hammons en una de las actuaciones más magistrales de toda la sección dramática.

One Of The Documentary’s Main Subjects, Tristan Harris, Was Called The Conscience Of Silicon Valley

Mucho de lo que se discute a lo largo de The Social Dilemma proviene del trabajo de uno de los temas principales de la película, Tristan Harris, un ex especialista en ética del diseño en Google que más tarde ayudó a fundar el Center for Humane Technology. El equipo detrás del documental sigue a Harris durante una gran parte de la película mientras se prepara para una presentación sobre las formas en que las empresas de tecnología y redes sociales pueden evitar prácticas que venden los datos de sus usuarios al mejor postor, además de hacer que sus proyectos sean menos adictivos. Cuando Harris aún estaba en Google (en el equipo de Google Inbox), envió una presentación a varios de sus colegas en la que sugería que las grandes empresas tecnológicas (incluida Google) deberían tomar la iniciativa y evitar una sociedad en la que todos estén enterrados en sus teléfonos.

Tristan Harris finalmente dejó Google para concentrarse en crear el Centro de Tecnología Humana (anteriormente conocido como Time Well Spent) para ayudar a difundir aún más su mensaje sobre los gigantes tecnológicos que respetan la atención, la privacidad y, sobre todo, el libre albedrío de sus usuarios. Poco después de comenzar su organización sin fines de lucro, Harris apareció en un perfil de Atlantic que lo definía como lo más cercano que Silicon Valley tiene a una conciencia. Y a juzgar por la forma en que Harris pasa gran parte de The Social Dilemma argumentando contra el fuerte control de las redes sociales sobre nuestra psique, probablemente tengan razón.

Be Prepared To Feel The Urge To Deactivate Your Social Accounts

Hubo varias ocasiones mientras veía El dilema de la redes en las que quería deshacerme de todas mis cuentas de redes sociales, apagar mi teléfono y tirarlo por la ventana. Y aunque es cierto que eso es un poco dramático, es muy probable que la película tenga el mismo efecto en ti. Cuando tienes ingenieros tecnológicos admitiendo que sus antiguas compañías realmente no tienen un conocimiento completo de las inteligencias artificiales que han construido para ejecutar plataformas como Facebook y Google, empiezas a sentir que estás entrando en Terminator o algo así. Es como si hubiéramos abierto la caja de Pandora que se ha colocado detrás de una compuerta que parece que no podemos cerrar.

The Social Dilemma Is Being Called ‘Eye Opening’ But Is Criticized For Not Offering Solutions

El consenso en torno a The Social Dilemma es que es uno de los documentales más importantes y trascendentes que se han lanzado en la memoria reciente. El Chicago Tribune elogió el documental por la manera en que expone el daño que empresas como Facebook, Google y Twitter le han hecho a la sociedad en su necesidad de retener usuarios y ganar nuevos al mismo tiempo. La película se llama reveladora por su análisis en profundidad de las prácticas de las redes sociales en una revisión de ABC News, y explica que los espectadores probablemente querrán tirar sus teléfonos a la basura antes de tirar el bote de basura por la ventana de un ejecutivo de tecnología.

A pesar de ser elogiada por descubrir prácticas nefastas en las redes sociales, algunos critican a The Social Dilemma por no ir lo suficientemente lejos y no ofrecer muchas soluciones para los problemas de la industria. Una revisión de CNBC señala que, al final de todo, pocos ingenieros que diseñaron las herramientas que han cambiado nuestra estructura psicológica ofrecen formas de solucionar el problema en lugar de decirle al espectador que sea más diligente en línea.

Antes de que finalmente decidiera presionar “reproducir” y comenzar El dilema de las redes, me pregunté si valía la pena verlo y si debería permitirme ponerme nervioso. Y aunque estaba de “humor” después de que los créditos finalmente aparecieron en el documental, me alegro de haber terminado aprendiendo más sobre las plataformas de redes sociales que uso todos los días. Es impactante, a veces espantoso y aterrador en todo momento, pero El dilema social es algo que no debe omitir.

Publicado por JuanL Roje

Doctor Ciencias Físicas, exprofesor Titular de Universidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: