Inteligencia y talento

Si todo lo que nos pueden ofrecer los 328 millones de habitantes de USA para la presidencia de su país son el impresentable de Trump o el irrelevante Biden, no nos debe extrañar que en nuestro país con muchos menos habitantes tengamos lo que tenemos.

Es indudable que tienen personas mucho más inteligentes puesto que una gran potencia mundial no se hace con “borricos”, por lo que deberían estar claras algunas cosas. Las personas realmente inteligentes de un país generalmente tienen muchas alternativas para destacar fuera de la política y esa cualidad no es ni suficiente ni necesaria para acceder a los cargos políticos. A la política se llega más por ambición que por inteligencia. Creo que si admitimos estas premisas se explicarán muchas cosas que ahora, a muchos, nos parecen inexplicables.

Se define la inteligencia como “la capacidad para comprender, asimilar y procesar la información de forma rápida y eficaz”. Los psicólogos hablan de diferentes tipos de inteligencia. Una de las teorías de más éxito al respecto es la de Howard Gardner y sus “inteligencias múltiples”. Este psicólogo americano, hizo hincapié en la importancia de las razones culturales para el desarrollo de la inteligencia, y además, la dividió en ocho tipologías, recogiendo la aplicabilidad de la misma en múltiples aspectos de la vida cotidiana:

  • Lingüístico-verbal
  • Lógica-matemática
  • Espacial
  • Musical
  • Corporal cinestésica
  • Intrapersonal
  • Interpersonal
  • Naturalista

Está claro que nuestro cerebro tiene áreas “especializadas” en diversas facetas de la vida y que el desarrollo de esas áreas no es igual en cada individuo como, por ejemplo, lo demuestra el estudio del University College de Londres en el que se sostiene que los taxistas de la capital británica tenían el hipocampo más desarrollado que el resto de los habitantes de Londres. El desarrollo de esta parte del cerebro era mayor porque su capacidad de memorización (calles, plazas, rutas…) era muy superior a la de la media.

La definición de talento que proponen muchos autores: …”quien lo posee disfruta de unas características individuales que le permiten destacar en los resultados de su trabajo. Entre ellas se encuentran la inteligencia, el conocimiento, las habilidades o destrezas, la capacidad de conseguir objetivos y desarrollar nuevas competencias, el criterio, la experiencia, la actitud, la capacidad cognitiva y el potencial comprobado con los que contribuir a un proyecto u organización” (Mapa del talento en España 2019, COTEC). En forma resumida el talento es el potencial para alcanzar algo de forma sobresaliente.

El hecho diferencial entre inteligencia y talento es que mientras que la inteligencia no se plantea objetivos, el talento sí, y para conseguirlos ha de usar otra destreza como es la creatividad. La creatividad o imaginación creativa es la capacidad para combinar conocimientos y obtener nuevos productos.

Así pues, podría decirse que la combinación de inteligencia y creatividad orientadas a un objetivo concreto constituye la manifestación del talento. Esta confluencia de factores pueden darse en un sujeto o en un grupo organizado en el que una cabeza rectora sea la que establezca objetivos dirigiendo las potencialidades de los individuos del grupo que aporten la inteligencia y creatividad.

En un país otros factores determinan la atracción y retención del talento. En el informe COTEC se señalan: “El entorno regulatorio, las perspectivas del mercado laboral, la facilidad para emprender nuevos negocios, la red de infraestructuras de telecomunicaciones y transporte, el grado de seguridad personal, las posibilidades de formación y acceso al conocimiento y un largo etcétera condicionan la capacidad de las regiones para atraer y retener talento, así como su evolución en el tiempo”.

Un sistema educativo orientado al desarrollo de la inteligencia y la creatividad de nuestros niños y jóvenes debería constituir el objetivo prioritario de nuestro país, con independencia de cualquier ideología política, ya que ello nos proporcionará las bases de un nuevo modelo productivo. En palabras de Klaus Schwab, Fundador y Director Ejecutivo del Foro Económico Mundial:

   «El talento, y no el capital, será el factor fundamental en el siglo XXI para conectar la innovación, la competitividad y el crecimiento»  (cita del informe de COTEC).

Imagen de portada: https://wallpaperboat.com

Publicado por JuanL Roje

Doctor Ciencias Físicas, exprofesor Titular de Universidad

2 comentarios sobre “Inteligencia y talento

  1. Ay! Pero entonces, qué sería de aquellos que no poseen talentos y sin embargo están en altos cargos públicos, políticos… No podrían dominar a las masas si las masas desarrollaran un pensamiento crítico…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: